Queilitis Folicular – Placa Eritematosa en los Labios

La queilitis folicular (QF) es una enfermedad poco común, que afecta generalmente a la población mestiza; puede aparecer en los pacientes de todas las edades y es frecuente en la población pediátrica. Su prevalencia todavía no ha sido bien determinada, probablemente porque han sido diagnosticada como queilitis actínica.

Clínicamente la QF es una enfermedad crónica; caracterizada por la descamación de los labios con recurrencia agudas de dolor, prurito, edema, costras amarillentas, exudación, fisuras y úlceras secundarias en los labios que empeoran a la exposición solar.

La queilitis folicular es una fotodermatosis crónica caracterizado por una reacción inflamatoria anormal a la luz solar exposición. Es una condición poco común y podría ser clínicamente indistinguible de la queilitis actínica. En ambos casos, el borde bermellón del labio inferior es el más afectado. La queilitis actínica es una neoplasia intraepitelial inducida por la radiación ultravioleta B y generalmente requiere una exposición prolongada a la luz solar para desarrollar suficiente daño celular para producir la transformación celular maligna. En cambio, la queilitis folicular, es una reacción inflamatoria anormal a la exposición a la luz solar. La presencia de prurito puede ayudar a diferenciar la queilitis folicular de la queilitis actínica, pero no es un hallazgo patognomónico.

Histopatología de Queilitis Folicular

En un estudio reciente, 42 (56%) de 75 pacientes con queilitis folicular mostraron lesiones labiales como única manifestación sin afectación cutánea. Los hallazgos histopatológicos incluyen espongiosis epidérmica, vesículas intraepidérmicas, acantosis, vacuolación de células basales, edema de la lámina propia, infiltrado linfocítico perivascular, folículos linfoides y en algunos casos, un número variable de eosinófilos y melanófagos.

En este reporte se enumeran los diagnósticos diferenciales de esta afección; entre ellas: tuberculosis cutánea, prurigo solar, lupus eritematosa discoide, linfoma cutáneo, hiperplasia linfoma cutánea, leishmaniasis y sarcoidosis cutánea.

Otros diagnósticos diferenciales incluyen granulomatosa queilitis y queilitis de contacto por fricción.