Nevo de Becker

El nevo de Becker (NB) es un hamartoma cutáneo relativamente común, presente en aproximadamente el 0,5% de hombres jóvenes. Caracterizado por un parche unilateral, hiperpigmentado con diversos grados de hipertricosis, con localizaciones habituales en hombros o tórax, aunque puede aparecer en cualquier otra ubicación.

El nevo de Becker, también llamado melanosis de Becker o nevo epidérmico pigmentado y piloso, fue descrito por primera vez por William Becker en 1949. Afecta a todas las razas y suele aparecer en edades tempranas, como la infancia o la pubertad, son 6 veces más frecuentes en hombres que en mujeres y la prevalencia en la población general se estima de 0.5%. Generalmente asintomáticos.

El nevo de Becker es debido a un crecimiento excesivo de la capa externa de la piel (epidermis), de las células formadoras de pigmento (melanocitos), y de los folículos del pelo (folículos pilosos). La causa no se conoce, pero es posible que se relacione a un aumento de los andrógenos (hormonas masculinas) como la testosterona; ya que afecta más a los varones y crece durante la pubertad.

El nevo de Becker por lo general es considerado una lesión benigna. En muy raros casos se ha encontrado una asociación con melanoma; un tipo de cáncer de piel que aparece cuando las células de la piel llamadas melanocitos se transforman en convierten en células cancerosas.

Histologia del nevo de Becker

Histológicamente se distingue por hiperpigmentación epidérmica con acantosis moderada; elongación de las crestas en “cola de paloma” e hiperqueratosis; mínima hiperplasia de melanocitos y melanófagos en la dermis superficial; con aumento de folículos con comedones y prominencia del músculo erector del pelo.

Se ha descrito asociaciones con anomalías musculares, esqueléticas o genitales, como la hipoplasia ipsilateral de la mama o la escoliosis; lo que determina un fenotipo característico denominado como síndrome del Nevo de Becker (SNB). Habitualmente, pero no de forma invariable, estas anomalías aparecen en el mismo lado del cuerpo.

El Nevo de Becker presenta diversas presentaciones clínicas; con una patogenia aun no bien establecida, pero el hecho de que sean lesiones casi siempre esporádicas, con distribución asimétrica, en ocasiones siguiendo las líneas de Blaschko, hace pensar en un mosaicismo cutáneo, que se caracteriza por la presencia de dos o más poblaciones genéticamente diferentes de células derivadas del mismo cigoto. Este último se relaciona con la manifestación en mosaico de una mutación postcigótico letal de un gen autosómico. La clona mutada parece que podría predisponer no solo a la hiperpigmentación, sino también a una hipersensibilidad androgénica, lo que explicaría su aparición en la pubertad y su asociación con hirsutismo, acné, hipertrofia de las glándulas sebáceas y engrosamiento dérmico.

Se han reportado lesiones en patrones heterogéneos como única o múltiple, unilateral o bilateral, adquirida o congénita, asimétrico o simétrico, sindrómica o no sindrómica, con o sin hipertricosis, segmentario, gigante o en patrones arquetípicos de mosaicismo pigmentario, afectando a distintos sitios no habituales de presentación.