Los hábitos alimenticios y el riesgo de Cáncer de mama

Los hábitos alimenticios son un elemento muy importante en las diferentes patologías. Los resultados del metanálisis actual sugieren un posible aumento del riesgo de cáncer de mama; asociado con un patrón dietético occidental y un riesgo reducido con un patrón dietético prudente. Es necesario realizar estudios de cohorte a gran escala con una alta calidad para confirmar aún más los hallazgos del metanálisis actual. Como los patrones dietéticos son modificables; estos hallazgos pueden proporcionar estrategias viables para la prevención del cáncer de mama a través de cambios en la ingesta alimentaria.

El cáncer de mama es el cáncer diagnosticado con mayor frecuencia y la principal causa de muerte por cáncer entre las mujeres; tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. A nivel mundial, la tasa de incidencias ha aumentado rápidamente en las últimas décadas, debido a la mayor esperanza de vida.

La mayoría de los factores de riesgo de cáncer de mama han sido bien establecidos; como los antecedentes familiares, edad de menarca y menopausia, antecedentes reproductivos (primer nacimiento y paridad), en general no son modificables. En cambio, los factores de estilo de vida que son potencialmente modificables; como la dieta, desempeñan un papel importante en la prevención.

Asociaciones entre los patrones dietéticos y el riesgo de cáncer de mama

La alta ingesta de carne roja, grasas animales y carbohidratos refinados está asociada con un mayor riesgo; mientras que la ingesta de frutas, verduras, cereales integrales y fibra dietética se ha relacionado con un menor riesgo. Sin embargo, los alimentos contienen muchos nutrientes y los diferentes nutrientes interactúan entre sí. Algunos estudios han encontrado una asociación positiva entre un patrón dietético occidental y el riesgo de cáncer de mama; otros observaron una asociación inversa entre patrones dietéticos prudentes o saludables. Sin embargo, también se han notificado resultados contradictorios.

En investigaciones de laboratorio, se ha encontrado evidencia que sugiere cómo las propiedades antioxidantes de algunos nutrientes pueden afectar los procesos genéticos como la síntesis y reparación del ADN. Las dietas ricas en frutas y verduras se han relacionado con la disminución del riesgo de varias enfermedades crónicas, incluidos varios tipos de cáncer.

Información adicional en el siguiente enlace.

Associations between dietary patterns and the risk of breast cancer

Examenes especiales, panel de mama.